Saltar al contenido

Teatrillos

Los teatrillos, o teatrinos, son pequeñas estructuras donde se llevan a cabo representaciones de teatro de títeres. Generalmente son una réplica a menor escala de un escenario teatral convencional.

Cumple la función de escenario donde se desarrollan las acciones de los títeres, al tiempo que sirve para ocultar a los titiriteros de la vista del público. Suele estar construido de madera o cartón resistente y forrado con telas o papel.

El teatrillo debe ser fácil de armar y transportar, ya que una de sus características es la de poder ser instalado rápidamente en cualquier espacio para ofrecer espectáculos tanto en la calle como en espacios cubiertos.

Tienen una historia tan antigua como los mismos títeres, pues desde los más remotos tiempos se utilizaron pequeños teatrillos como lugar de representación.

En el siglo XVIII en Inglaterra se crean las llamadas cajas escénicas, que solían estar hechas de papel  e incluían en su interior paisajes pintados a manera de telón de fondo.

Tipos de teatrillos

Existen muchos tipos de teatrillos, clasificados de acuerdo al tipo de títere para el cual estén destinados. Generalmente constan de un biombo de cierto ancho y altura, el cual posee una abertura rectangular en el centro que constituye el escenario en sí.

Otro tipo de teatrillos se construyen a base de una caja de madera, apoyada sobre un soporte del mismo material, que se recubre de telas o papel.

Estos tipos de teatrillos suele utilizarse para marionetas de hilo, que son manejadas por los titiriteros desde arriba. Un panel superior de madera u otro material mantiene ocultas las manos de quienes manipulan las marionetas.

En el caso de los títeres de guantes o de varillas, se suelen utilizar teatrillos de cierta dimensión y altura, que permitan a los titiriteros ubicarse en la parte inferior del escenario, sentados o de rodillas, para manipular los títeres mientras permanecen ocultos al público.

El tamaño del teatrillo puede variar de acuerdo a la dimensión de los títeres. Los hay muy pequeños, que se utilizan sobre todo para títeres de dedo o de guante muy sencillos. En estos casos un simple marco rectangular de cartón puede cumplir adecuadamente la función de escenario.

Otros teatrillos más sofisticados incluyen cortinas a manera de telón, o pequeñas puertas que se abren para dejar ver el interior. También pueden contar con iluminación, proporcionada por una lámpara o linterna ubicada tras el telón de fondo o en la parte superior.

Los teatrillos fijos son estructuras más sólidas, hechas de materiales más resistentes, y suelen ocupar lugares preferenciales dentro de espacios cerrados o pequeños auditorios diseñados para tal fin.

El fondo del teatrillo puede estar decorado con dibujos que representen paisajes, el interior de una habitación o cualquier otro lugar. De esta manera se logra el efecto de una escenografía, que ubica a los títeres en una determinada locación donde transcurre la acción representada.

¿Cómo hacer teatrillos para niños?

La elaboración de un teatrillo para niños no es complicada y requiere de pocos materiales, muchos de ellos de desecho y muy comunes en el hogar.

Una simple caja de cartón de dimensiones adecuadas puede servir de base para la construcción de teatrillos. En uno de los lados de la caja se dibuja un rectángulo de cierta amplitud, que se recortará para formar el escenario. En el piso de la caja se hacen también una o dos aberturas, por donde introducirán las manos los titiriteros.

La caja se puede forrar con papeles de colores o pintar con diversos motivos decorativos. Cubriendo el fondo se puede fijar con pegamento una tela o papel sobre el cual se hayan dibujado los elementos escenográficos que se prefieran.

Dos trozos de tela, a manera de cortinas sujetas con hilo o alambre, pueden hacer la función de un telón corredizo que cubra el escenario.

Diversos elementos pueden también decorar la fachada de los teatrillos, fijándolos con pegamento: figuras de personajes recortados de revistas, escarcha, lentejuelas, serpentinas o cualquier otro disponible.

El teatrillo se puede ubicar sobre una mesa o un par de taburetes altos, cubiertos con una tela o mantel para ocultar a los titiriteros. En el caso de cajas de gran tamaño, no hace falta ningún soporte, ya que se éstas se sostienen por sí mismas sobre el piso y el titiritero se oculta detrás de ella.

Los niños pueden aportar sus propias ideas en la construcción de teatrillos, siempre orientados por un adulto. De esta manera participan en la construcción de un instrumento que les proporcionará muchos momentos de diversión y estimulará sus capacidades creativas, dándoles la oportunidad de representar historias de su invención.

Los teatrillos, como escenario del teatro de títeres, son un elemento que incentiva la representación de espectáculos caseros, involucrando a los pequeños en una actividad recreativa en la cual pueden ser espectadores y protagonistas al mismo tiempo, demostrando  las habilidades adquiridas y sus facultades creativas al proponer historias y personajes.